lunes, 21 de junio de 2010

Un viaje en barco de vapor

Hace años, la librería de Milagro, mi pueblo, estaba situada al final de la cuesta que sube hacia la iglesia desde las Cuatro Esquinas. Allí comprábamos los libros para la escuela, los cuadernos Lamela y los regalos para los cumpleaños de los amigos de clase. También allí me compraron algunos de mis primeros libros. ¡Mini es la mejor! y Querida Susi, querido Paul, de Christine Nöstlinger (Viena, 1936), son los primeros que escogí. Antes me habían regalado otros, pero estos fueron los primeros que elegí por mi cuenta. No recuerdo cuál me compraron primero, pero ambos son de la serie azul de El Barco de Vapor, ediciones SM, y costaban 725 pesetas. El precio todavía está escrito con lápiz en la primera página. Ahora, sólo ha cambiado un poco el diseño de la portada (la ilustración es la misma) y cuestan 6,95 euros. Los recuerdo con mucho cariño y confieso que vuelvo a leerlos de vez en cuando. Querida Susi, querido Paul cuenta la historia de dos amigos que se cartean para contarse cómo es su nueva vida. Susi vive en Viena y Paul se ha mudado por el trabajo de su padre. ¡Mini es la mejor! narra las aventuras de una niña que cree no tener ningún talento especial para realizar alguna actividad, como la danza o el dibujo, algo que sí poseen sus amigos. Por eso ella sueña con destacar también en algo. Son dos narraciones hermosas y divertidas, además de muy bien ilustradas, en las que se subraya el valor de la amistad, de la ilusión... No desvelo el final por si alguien se anima a leerlos. Además de estas dos historias, Nöstlinger, galardonada con el Premio Hans Christian Andersen en 1984, considerado el Nobel de la literatura infantil, ha publicado muchísimos libros. Mini tiene una auténtica saga: Mini va a la playa, Mini y el gato, Mini detective... Me gustaría saber si los niños de hoy siguen leyendo sus aventuras. Seguro que muchos continúan subiéndose a un barco de vapor para disfrutar. Tanto niños como mayores.

Dos tesoros: mis ejemplares de Querida Susi, Querido Paul y de ¡Mini es la mejor!

5 comentarios:

B dijo...

Una romántica empedernida se ha alegrado enormemente de ver unos títulos básicos de su infancia. Y te digo que sí, que al menos una niña que hoy ha cumplido diecinueve los sigue teniendo en su estantería de Ikea.

Leire dijo...

¡Cuánto me alegro! Y felicidades de nuevo! :)

FRANCISCO dijo...

Trasmites mucha serenidad, seriedad al escribir, tanto en tu blog como en tus comentarios. Gracias porque esa virtud cada día está menos de actualidad.

Anónimo dijo...

¡Muchas gracias!

camaraquel dijo...

Ese libro de Querida Susi, querido Paul, yo también lo he leído de pequeña, pero ya no los tengo. Aunque creo que luego había otros de el Diario de Paul y el diario de Susi.