lunes, 12 de julio de 2010

Waka waka

Salgo del trabajo a velocidad gacela. Pasan ya varios minutos de las ocho y media de la tarde. Mis amigas Tania y Elena me esperan en la cervecería Molly Malone viendo la final del Mundial de fútbol. Cojo la villavesa-autobús. Llego al bar. El portero, alto y vestido de negro, me impide el paso. “Está lleno”. Yo no hago ni intento de protestar (en San Sebastián me estoy reconduciendo hacia el civismo tranquilo). Voy a llamar a mis amigas al móvil pero no hace falta. Elena ya está en la puerta. Y a los pocos segundos también Tania. “Que por una persona más no pasa nada, que estamos dentro viéndolo...”. Nada. El tío impasible ante nuestras peticiones. Así que Tania y Elena salen y vamos a ver el partido al bar de enfrente. Desde mi sitio sólo alcanzo a ver medio campo. Gritos y cánticos. Por allí aparecen tres guiris con bufandas del Barça. “Están un poco perdidas”, puntualiza un chico. Y tanto. Nada. Ni un gol. Nervios. Fin de la primera parte. Avalancha hacia la calle. Aprovechamos para colarnos en el Molly Malone. Justo frente a una televisión. Perfecto. Vuelve la avalancha de gente. Calor. Coca-cola con muchos hielos. Y sigue el partido. Más cánticos, gritos, banderas. La gente se acuerda de la madre de Robben y compañía. Casi goles. Y que no llega. Empujones. Fin de la segunda parte. Prórroga. Calor asfixiante. Los vaqueros se convierten en leggins. Recuerdos de un txupinazo en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona. Apiñados cual sardinas frente a la tele. Emocionándonos con las jugadas. Un donostiarra aprovecha para tocarle el culo a una guiri. La guiri aprende expresiones clave como “hijo de puta”. Continúa el partido. Más casi goles. La gente pasa y se agarra por donde puede/quiere. Fin de la primera parte de la prórroga. Consigo una silla. Me siento. Tensión. Nervios. ¿Llegaremos a los penaltis?. Continúa el calor agobiante.Y ¡¡¡GOOOOOOOOL!!!!! Marca Iniesta. Explosión de júbilo. ¡España, España! Me tiran de la silla. ¡Campeones! Me descubro gritando "¡Champions!" junto a la guiri. Tania, Elena, todo el Molly Malone y yo cantando. Finaliza el partido.Iker Casillas recoge la copa. Grande. San Sebastián se lanza a la calle. Banderas, cohetes, un tío en bikini rojo y amarillo, bengalas, pertados, fotos, cámarás de televisión, llamadas de teléfono. ¡Felicidades champions! ¡Somos campeones! Fiesta. España entera se va de borrachera. Al rato, hora de volver a casa. Parada de taxi. Más de cuarenta minutos esperando. Ni un bendito taxi. Ni una bendita villavesa-bus. Camino al Boulevard. Una cola de más de cuarenta personas esperando. Ni un bendito taxi. Colapsados. Abandono el civismo tranquilo en la puerta del Molly Malone. “Puto servicio de taxis, si esto ya se sabía, que hubiesen puesto más”. Después de los berridos improductivos, me resigno. Vuelvo a casa caminando. Me duelen los pies demasiado (no porque viva excesivamente lejos sino porque vengo de una lesión en los tobillos). Llego. Subo las escaleras. Enciendo la radio. ¡España, España! Y me explotan los tobillos.


Pensé que con este sabor agridulce concluía la victoria para mí. Pero esta mañana, en la villavesa-autobús se ha escrito otro capítulo. Uno grupo de niños, con las caras pintadas y acompañados por dos monitoras, han irrumpido en el vehículo. Lander, uno de los pequeños que llevaba pintado “Villa” en la mejilla, se ha sentado a mi lado y otros dos compañeros enfrente. Han estado enredando con un pequeño láser de juguete hasta que la monitora les ha dicho que parasen. Lo ha recogido y entonces, ha vuelto la ilusión. Los tres niños se han puesto a cantar el Waka Waka felices y pronunciando perfectamente toda la canción de Shakira, incluso el estribillo, que excepto el “waka waka eh eh” todavía no sé bien qué dice. Después han estado repasando la trayectoria de España en el mundial. Ni los mejores comentaristas, oye. Geniales. Y con esto me quedo. Con la ilusión que ha despertado en todos el Mundial. Con la alegría que ha encendido nuestra victoria. Con el beso de Iker a Sara. Con estos tres campeones. Waka waka.

¡FELICIDADES de nuevo también a mi amiga Maider, que hoy ha cumplido 22!

3 comentarios:

B dijo...

Qué grande el momento en el suelo con la guiri gritando Champions jajajaj! Claro que sí joder,campeones del mundo entero!!!!!!!!!

Abigail dijo...

Me estoy dando una vuelta... Qué momentos, y qué tensión he vuelto a vivir, jaja Qué grandes fueron, qué grandes son!
Los niños, la viva imagen de toda España al dia siguiente! Momento histórico que hemos vivido!
Ah! Y Felicidades Maider de nuevo ;)

Anónimo dijo...

Leireee! al fin encontre tu blog y la entrada donde aparecemos elena y yo!
Q viva el Waka waka por supuestooo! jajajaj