domingo, 5 de septiembre de 2010

¡Viva San Blas!

Aunan fuerzas y lo levantan sobre sus hombros. Después, caminan en procesión, acompañados de los vecinos de la localidad, los representantes del Ayuntamiento y la Banda de Música. Son los quintos, jóvenes que este año cumple los 18 y que, como cada primer domingo de septiembre, cumplen con la tradición: pasear la figura de San Blas, patrón de Milagro, por las calles del municipio. Ocho chicos, situados a ambos lados, portan la representación del santo. A su lado, varias chicas sostienen unas largas varas de madera para apoyarla durante las paradas en las que se honrará cantando jotas al patrón milagrés. La procesión también se lleva a cabo el tres de febrero, durante las fiestas de invierno. Hace cuatro años fuimos nosotros, los quintos nacidos en 1988. Este año ha sido el turno de la quinta de Aitor, mi hermano. Y, por primera vez, no voy a estar allí. Es un día muy especial, sobre todo para los quintos, que se celebra con la familia y los amigos. Desde hace cuatro años, la cuadrilla hacemos la ya tradicional comida de San Blas, habitualmente en el restaurante Burgalés, con el clásico revuelto de setas y solomillo a la brasa. Después, hacemos una ronda por los bares y vamos a ver las vaquillas. ¡Cuánto lo estoy echando de menos! ¡Espero que disfrutaseis ayer del chupinazo, de la noche festiva y hoy paséis un gran día!

En el siguiente vídeo podéis ver una jota dedicada a San Blas durante la procesión de 2009. Emocionante. El autor del vídeo es José Mari Barrado.

Mi madre, cronista oficial de estas fiestas, me informa que a la procesión y a la misa que acaba de terminar ha acudido "un montón de gente" y que "la iglesia estaba llena". "Es el día más bonito, con las canciones y todo, se te ponen los pelos de punta", cuenta. Además, me dice que el tiempo ha acompañado, con calor y sol. Ahora iban a tomar el vermut, "un mostico", antes de comer.


De esta fotografía hace un año. En ella, Leyre, Maider, Dani, David, Abi y yo, vestidos con los colores tradicionales, acabábamos de encontrar un "correpasillos" en la calle. Habíamos terminado de comer, y nos preparábamos para iniciar la ronda. ¡Gran día! Si todo va bien, en unos días estoy allí para disfrutar de las fiestas, que se celebran hasta el próximo domingo. ¡Viva San Blas! ¡Viva Milagro!

1 comentario:

Komando seta dijo...

Qué recuerdos! Este año no pudo ser... pero nos quedan los recuerdos de los anteriores, lo pasamos genial!!
Esas rondicas, comida en cuatrilla.... para recordar!