domingo, 3 de octubre de 2010

Marina Silva, la esperanza de la Amazonia

Hoy 136 millones de brasileños acuden a las urnas para elegir al nuevo presidente de la República. Todo indica que la sucesora de Luiz Inácio Lula Da Silva será la candidata de su grupo político (Partido de los Trabajadores, PT), Dilma Rouseff, que se alzará sobre sus rivales José Serra (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB) y Marina Silva (Partido Verde, PV). Queda saber si tendrán que ir a segunda vuelta como ya sucedió las dos ocasiones que Lula fue elegido. No obstante, aunque Dilma consiga la victoria, pienso que es interesante observar los resultados de Marina, que fue ministra de Medio Ambiente en el Gobierno de Lula. Dimitió en 2007 porque no encontró el apoyo necesario para desarrollar su programa de protección de la Amazonia. Dos años más tarde, dejó su militancia en el PT y entró a formar parte del PV. Un acto de valentía y de confianza en sus ideales por la defensa de la selva.



Marina simboliza la esperanza para la selva, la lucha contra la tala indiscriminada, contra la explotación del medio ambiente y de sus trabajadores, sin dejar de lado el desarrollo económico. El desafío del socio-ambientalismo. Es un ejemplo de superación, de esfuerzo, de conciencia. Nació en un pueblo muy pequeño del estado de Acre y hasta los 16 años no supo leer ni escribir. En su combate en favor de la selva, fue compañera de Chico Mendes, seringueiro (cauchero) y activista sindical que sue asesinado el 22 de diciembre de 1988 por unos terratenientes que quisieron, con las balas, silenciar su lucha. Afortunadamente, 22 años después, su lucha y su memoria siguen muy presentes. Y que Marina consiga buenos resultados en Brasil, sobre todo en estados como Acre o Rondonia, ayudará a impulsar esta pugna por los derechos de la selva y de sus habitantes, por frenar la deforestación voraz y los atropellos que sufren los trabajadores. Ojalá reúna más votos, fuerzas y apoyos.

En el número de enero-frebrero 2010 de la revista Altaïr, dedicado al Amazonas, el escritor y antropólogo Javier Moro escribió un fantástico artículo titulado Entre el peligro y la esperanza, en el que argumentó el asedio que está sufriendo la Amazonia y las dificultades a las que hay que enfrentarse para protegerla, y explicó y elogió la acción ejemplar de Marina. A pesar de estos peligros, el autor señalaba que durante su mandato como ministra de Medio Ambiente de Brasil, consiguió disminuir un 57% la tala de árboles. Además trasladó, que Marina reveló que el 17% de la selva amazónica ha sido destruida. Por tanto, queda un 83% que salvar. Hay esperanza. También es importante el aumento de importancia en los sondeos, en los que al principio tenía menos del 10% y ahora alcanzaba el 17%. Es un camino difícil, pero lo importante es no desistir. Y ella, y todo el movimiento que apoya la Amazonia, siguen protegiéndo la selva.
En la imagen, tomada de Google, Marina en una conferencia. Hoy, el diario El País publica un perfil suyo.

No hay comentarios: