viernes, 12 de noviembre de 2010

De qué hablamos cuando hablamos de amor

Los finales de Raymond Carver (1938-1988, Estados Unidos) siempre me dejan una sensación de desconcierto. Terminan como un golpe, dejando heridas abiertas o, al menos, cicatrices marcadas. Me dejan pensando si he entendido su esencia, con dudas. Me sucedió con Tres rosas amarillas y me ha pasado con De qué hablamos cuando hablamos de amor. Me cautiva cómo presenta la acción, cómo el absurdo, la desgracia u otras emociones sacuden las vidas comunes a través de un lenguaje directo, de unas escenas que encierran mucho más de lo que muestran, aunque no llegue a comprenderlas. De entre todos los relatos, me queda sobre todo una duda del titulado El baño, que ya habíamos leído en Creatividad Literaria. Mi amigo David y yo recordamos otro final, una historia más larga en la que aparece el personaje del pastelero en persona, no sólo como una voz telefónica. Pensamos en el cuento Parece una tontería, que aparece en la antología Vidas cruzadas. No sabemos si son dos distintos, si hay ediciones diferentes de El baño... En cualquier caso, Carver consigue, como en la poesía, contar cosas casi sin decirlas, dejando una interpretación libre a quien las lee. En la imagen, De qué hablamos cuando hablamos del amor, por fin, en mi piso de Pamplona.

3 comentarios:

B dijo...

Dios bendiga Anagrama y sus ediciones de Carver. Si te atreves a quedar un poco destrozada con la poesía pasa exactamente lo mismo que con los cuentos. Y me gusta mil veces más "El baño" que "Parece una tontería". No te lo da todo hecho.

Jesús Baiget Pons dijo...

Me ha encantado tu entrada. Como bien sabes, soy fan de Carver. Me encanta su forma de escribir, minimalista, directa y nada barroca; también el modo de presentar a los personajes. Me fascina cómo sugiere y plantea grandes problemas sin ni siquiera hacer alusión directa a ellos. El poder que tienen los finales de algunos relatos de dejarte sin oxígeno, de quedarse perplejo ante todo lo que te rodea y, por unos minutos, no poder hacer nada.
Precisamente el cuento que más me ha gustado es el de "Parece una tontería", que aparece en "Vidas cruzadas". Yo he leído la versión del cuento que aparece recogida en "Catedral", que creo que es algo más extensa. En definitiva, un genio. Hace poco he empezado a leer toda su obra. Cuando termine ya comentamos. ¡Felicidades por el blog!

Leire dijo...

¡Gracias, B y Jesús, por vuestros comentarios! Ya iremos comentando más relatos de Carver y, como dice B, si nos atrevemos, también poesía. Abrazo.