domingo, 28 de noviembre de 2010

La sombra de lo que fuimos

La sombra de lo que fuimos llegó a mis manos casi por casualidad. Su autor, el chileno Luis Sepúlveda (Ovalle, 1949), me fascinó con Un viejo que leía con novelas de amor. Sin embargo, en esta historia no ha conseguido mostrarme los personajes. Me he quedado con los trazos pero no he llegado a conocerlos. Narra la historia de tres ancianos revolucionarios que sufieron el exilio durante la dictadura de Pinochet y que se van a reunir junto a otro de sus camaradas, que no llega a la cita. La idea, llena de recuerdos y conversaciones, es atractiva. Pero no he llegado a introducirme. Reconozco que las descripciones de los lugares son buenas y que hay un capítulo en el que se produce un cómico intercambio de mails que me gustó, pero la histoira se queda como un boceto. Irremediablemente me perdí entre los hechos históricos y los personajes. En la imagen, tomada de Google, La sombra de lo que fuimos. Hoy no hay foto propia porque mi cámara se rompió y el libro tuvo que regresar a las estanterías de la biblioteca.

1 comentario:

B dijo...

Yo debo de ser de las raritas que no le gustó El viejo que leía novelas de amor. Y no porque me pareciera mal libro, ni mucho menos, si no porque mi cabecita no podía evitar compararlo con el realismo mágico de García Márquez y por eso negaba cada vez que pasaba las páginas. Así que La sombra de lo que fuimos ni lo toqué. Y después de leer tu crítica, confirmo alguna de mis teorías sobre Sepúlveda e intentaré acabarme de aquí a dos días El sueño del celta.