miércoles, 3 de noviembre de 2010

Los buenos deseos

Al terminar cada uno de los relatos de Los buenos deseos, de Yiyun Li (Pekín, 1974), sentí que había leído un cuento redondo. Son historias ambientadas en China o en Estados Unidos, marcadas por la experiencia de la Revolución Cultural. Pero pensar que es un libro político es muy pobre, y además equivocado. Más allá de esta situación que indudablemente afecta a varias generaciones chinas, los sentimientos que se describen pueden extrapolarse a cualquier lugar. Habla de amor, de respeto, de engaño, de esperanza. Los personajes no son ni buenos ni malos. Tienen virtudes y debilidades como cualquiera. Caen en sus torpezas, buscan el amor, hacen daño, ríen. Y trasmitir esto en una historia que mantiene la intriga y la sorpresa es muy valioso. Desde el punto de vista narrativo, creo que se puede aprender mucho de este libro. La mayoría de los cuentos están narrados en presente y vuelve a episodios del pasado con delicadeza. Admiro que un narrador de saltos temporales sin golpes secos, que sea capaz de moverse en el tiempo hilando tan bien el texto. Me gusta también porque tiene un lenguaje sincero, sin excesos. Los buenos deseos es esperanza para la vida y para la literatura. Gracias, Josean, por acercarme esta historia. En la imagen, Los buenos deseos disfruta del otoño en la plaza Félix Huarte, en Pamplona. Un buen deseo es que lo leáis.

4 comentarios:

eresfea dijo...

¡Ostrás, un libro equilibrista!

B dijo...

Tomo nota y te recomiendo a cambio Tierra desacostumbrada, libro de relatos de la ganadora del Pulitzer Jhumpa Lahiri, que narra las vivencias de familias de ascendencia bengalí en Estados Unidos. Te encantará, ya verás.

En cuanto al equilibro del libro... igual Josean se lo puede llevar de escalada.

Leire dijo...

Es un libro que posa muy bien, jeje. El libro de Jhumpa lo leí y la verdad es que compatirmos opinión, es buenísimo :) El próximo toca "El intérprete de emociones", su primer libro. Leí algunos cuentos y también está muy bien.

B dijo...

Jajaja, lo sé, yo también quiero leer ese! Pues a ver que te recomiendo... sí, El abanico de seda, de Lisa See. La amistad de dos niñas chinas, en el siglo XIX.