miércoles, 22 de diciembre de 2010

22 años sin un ángel

Hoy hace 22 años que asesinaron a Chico Mendes (Xapurí, 1944-1988), un seringueiro (cauchero) y activista sindical brasileño. Le dispararon en la puerta de su casa. Los fazendeiros (terratenientes) intentaron así silenciar su lucha, la lucha por la Amazonia y sus habitantes, la lucha por el trabajo justo y digno, la lucha que hoy sigue latiendo con fuerza en el corazón de la selva. Semanas antes de que le asesinasen, Chico, que ya había sido amenazado y torturado, escribió: "Si descendiese un enviado de los cielos y me garantizase que mi muerte fortalecería nuestra lucha, entonces valdría la pena. Pero la experiencia nos enseña todo lo contrario, los actos públicos y los entierros no salvarán la Amazonía. Entonces yo quiero vivir". Desgraciadamente, el deseo de Chico no se cumplió. Darly y Darcy Alves da Silva descargaron una escopeta contra su pecho. Los criminales fueron condenados a 19 años de cárcel. Desde este día, Chico cuida desde el cielo a su mujer Ilzamar y a sus hijos, Ángela, Elenira y Sandino, a decenas de compañeros y amigos y a la selva por la que luchó. El grupo mexicano Maná compuso Cuando los ángeles lloran en su honor, una canción hermosa que habla de cómo la selva se estremeció al perder a uno de sus ángeles. Esta semana, como cada año, se celebra la semana Chico Mendes en su recuerdo, un recuerdo imborrable para todos aquellos que le admiramos y creemos que su lucha merece la pena. Canta el músico Rubén Blades en la canción Desaparecidos que los que se van, vuelven cada vez que los trae el pensamiento y que se les habla con la emoción apretando por dentro. Por que Chico siga siempre vivo en nuestro recuerdo. Por que su ejemplo nos de fuerzas para seguir luchando por ese mundo justo con el que Chico soñaba.

No hay comentarios: