viernes, 31 de diciembre de 2010

Instantáneas 2010

El cofre cayó al suelo desde la estanteria provocando un fuerte estrépito. Sobresaltada, acudió a recogerlo. Las cuentas negras de un collar rodaban sobre las docenas de fotografías, marcapáginas y entradas de cine desparramadas sobre el suelo. Recogió la tapa ovalada de la caja y la examinó. Bajo una capa de polvo y tallado en la madera, se dibujaba el mapa de una isla. Junto a él, una rosa de los vientos. Comprobó que las dos visagras estaban deterioradas pero intentó encajarlas de nuevo en el cofre. Hacía mucho tiempo que no lo tenía entre las manos. Pensó en repararlo pero, antes de hacerlo, observó las fotografías.

Estaban fechadas en 2010. Cada una le devolvió un collage de momentos felices. Las risas en el Casino de Milagro, una mañana familiar en Zarautz, los días en la Facultad. Un viaje en el funicular de Igueldo, la juerga sanferminera en el Casco Viejo de Pamplona, un paseo en barca en el lago del Retiro. Un picnic a orillas del Aragón, Honolulu improvisado en la pista de baile, las cervezas en la Parte Vieja de San Sebastián. El paseo por las calles empedrardas de Santillana del Mar, un atardecer en Urgull, las aventuras nevadas en Azanza. Las hogueras de San Juan en Suances, una fiesta Mundial a la donostiara, la bajadica a ritmo de txaranga. Buenos libros, reportajes, películas, canciones, pinturas. Alcanzó la última. Mostraba La Habana desde el Parque Histórico Militar de El Morro. Recordó a los niños jugando en una escuela de La Habana Vieja, el concurrido pórtico de la Catedral, el primer baño en el Caribe y el mercado de Varadero donde compró el cofre.

Ahora, esa caja de madera oscura custodiaba esos flashes. Sonrió al pensar en cada una de las personas con las que había compartido esos momentos. Y comprendió los versos de Mario Benedetti: "Cada ciudad puede ser otra cuando el amor la trasnfigura. Cada ciudad puede ser tantas como amorosos la recorren".

*Gracias por vuestra sonrisa a todas las personas que me habéis acompañado en 2010. Que 2011 nos dé millones de buenos momentos y sigamos llenando ese cofre mágico. Feliz Nochevieja y feliz Año Nuevo. *En las imágenes, de Sonia, vistas de La Habana y el interior de su Catedral el pasado enero.

Qué pasará, qué misterios habrá, puede ser mi gran noche...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que sea tu gran noche y tu gran año. El 11 me gusta.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Espero que Nochevieja fuese tu noche y que 2011 sea tu año. Un abrazo muy fuerte!

Yo! dijo...

Feliz 2011!!
Al leer, me han venido muchos recuerdos, me alegra haber compartido contigo tantos buenos momentos.
Espero que este nuevo año también esté lleno de momentos vividos juntas.
Este será un gran año. Un beso!

Vacaciones en Cancún dijo...

Muy feliz 2011 para todos!