jueves, 30 de diciembre de 2010

Juguetes invencibles

Los Reyes Magos entrar0n con sigilo arrastrando una gran caja envuelta con papel de regalo y la dejaron debajo del abeto. La madre abrió el paquete y encontró cuatro muñecas pequeñas. Junto a ellas descansaban las piezas de una preciosa casa de paredes rosadas y tejados violetas. Poco a poco fue construyendo la vivienda. Lo hizo en silencio para evitar que la niña se despertase. Por la mañana, la casa, equipada con armarios, sillas y literas, y sus inquilinas en el interior, esperaban a la pequeña. Cuando se levantó la miró sonriendo. Ahí estaba lo que con caligrafía torpe e ilusionada había escrito en su carta: La casa de las Barriguitas. Se sentó en la alfombra y comenzó a jugar.

Las Barriguitas, muñecas que este año cumplieron 41 años, son uno de los juguetes con los que miles de niñas hemos jugado y siguen jugando. Tampoco olvidamos juegos como Monopoly, Lego o Trivial, que siguen vendiéndose en las tiendas de juguetes, muchos con versiones nuevas (no por nuevas, mejores), y a los que juegan niños y mayores. Sin ir más lejos, David, Ainhoa y yo disputamos una partida el pasado domingo al Trivial. Ya sabéis que tenemos que retomarla hasta que alguien consiga todos los quesitos, jeje. Sobre estos juguetes invencibles, que resisten a la oleada de los videojuegos y siguen dibujando sonrisas en los más pequeños, mis compañeros Nerea Alejos y Ion Stegmeier escribieron en Diario de Navarra un reportaje titulado Los viejos rockeros del juguete nunca mueren. Comienza así: "En medio de una oferta infinita, cada vez más especializada, los juguetes de toda la vida permanecen imbatibles entre los regalos más solicitados por estas fechas. Han demostrado ser totalmente compatibles con la era de los videojuegos". Podéis continuar leyéndolo haciendo click aquí.
En la primera fotografía, de Google, una cartel de Barriguitas. En la segunda, mi primo Diego, el día de Navidad de 2008, jugando con los hipopótamos traga-bolas. Las otras manos pertenecen a mi papá, que hoy cumple años. ¡Felicidades!

2 comentarios:

B dijo...

A mis 22 años sigo siendo imbatible al mejor juego de mesa de la historia (junto con el Trivial); el Cluedo. Los juguetes de ahora ya no molan nada.

Yo! dijo...

Felicidades a tu papi!!
Yo hace poco le monté a mi primita la escuela de Barriguitas! Y la verdad, que montándola me lo pasé de cine!
Pero te olvidas de un juego que nos hizo disfrutar de las Navidades pasadas (2009) a todos juntos: El Party!
La verdad que las risas que nos echamos todos juntos con un juego de mesa no las cambio por ninguna wii ni psp, jaja