lunes, 14 de febrero de 2011

Mamá, quiero hacer cine

Agustí Villaronga (Mallorca, 1953) recibió anoche el Goya al Mejor director por su película Pa negre, una historia dramática sobre la posguerra española rodada en catalán. Contaban los narradores de la gala que Agustí, desde pequeño, se acercó al cine a través de juegos de luces, de proyecciones. Soñaba historias que años después se hicieron realidad en películas como 99.9, El mar y Pa negre, indiscutible triufadora de la XXV edición de los Premios Goya. Obtuvo 9 galardones: mejor película, director, actor y actriz revelación, actriz protagonista, actriz de reparto, dirección de fotografía, dirección artística y guión adaptado. Aunque a mucha gente las galas del cine español les resulten aburridas, a mí me entusiasman, sobre todo, por historias como las de Agustí, personas que han trabajado duro para lograr sus sueños. Fue precioso ver recoger su goya al mejor actor y actriz revlación, Francesc Colomer y Marina Comas, intérpretes de Pa negre, de 11 y 9 años. Subieron al escenario felices, nerviosos y muy agradecidos. También estuvo fantástica la actuación musical de Luis Tosar, Paco León, Hugo Silva, Asier Etxeandia, Fernando Guillén Cuervo, Inma Cuesta y Laura Pamplona. Podéis volver a verla a partir del minuto 27 en este vídeo de RTVE. ¡Grandes!
Me duele escuchar hoy cifras tan desalentadoras para el cine español. Pero hay esperanza. Ayer vimos a muchísimas personas ilusionadas por hacer cine que son capaces de contar buenas historias, como También la lluvia , que logró tres estatuillas de 13 candidaturas. Yo te hubiese dado el cuarto Goya, Luis. También Buried logró tres premios de los 10 a los que optaba. Cuando Rodrigo Cortés, su director, subió a recoger en nombre de Chris Sparling el Goya al Mejor guión original, pensé en mi amigo David, en el día que vimos juntos la película y la comentamos. David, como ellos, lleva desde pequeño imaginando historias. Tal vez uno de sus guiones llegue un día a nuestros cines, incluso a ese escenario. En España se producen y se van a continuar produciendo buenas películas. Ojalá acudamos al cine más a disfrutarlas.

2 comentarios:

David dijo...

¡Que razón, Leire! Hay esperanza, y mucha, en el cine español. Y no es hablar por hablar. Hayan gustado más o menos, las cuatro películas que el domingo se disputaron los Goya han sido cuanto menos esperanzadoras:
-"Bala triste de trompeta" fletó desde Venecia con destino España el León de Plata al mejor director y el premio al mejor guión para Álex de la Iglesia.
-"Buried" conmocionó a la crítica y al público en el Festival de Sundance, uno de los más importantes en cuanto a cine indepediente, y ha conseguido verse en los cines de medio centenar de países.
-"Pa negre", mucho antes de arrasar en los Goya, paseó a sus actores por el Festival de San Sebastián, que sigue siendo uno de los mejores escaparates del cine mundial, y presumió de Concha de Plata a la mejor actriz para Nora Navas. Va camino de reestrenarse por tercera vez en nuestros cines.
-"También la lluvia" peleó hasta el final por estar en la próxima edición de los Oscar. Estuvo entre las nueve últimas candidatas a Mejor Película Extranjera, aunque al final no pudo ser...
Esperanza, hay. Lo que falta es ¡Que razón, Leire! Hay esperanza, y mucha, en el cine español. Y no es hablar por hablar. Hayan gustado más o menos, las cuatro películas que el domingo se disputaron los Goya han sido cuanto menos esperanzadoras:
-"Bala triste de trompeta" fletó desde Venecia con destino España el León de Plata al mejor director y el premio al mejor guión para Álex de la Iglesia.
-"Buried" conmocionó a la crítica y al público en el Festival de Sundance, uno de los más importantes en cuanto a cine indepediente, y ha conseguido verse en los cines de medio centenar de países.
-"Pa negre", mucho antes de arrasar en los Goya, paseó a sus actores por el Festival de San Sebastián, que sigue siendo uno de los mejores escaparates del cine mundial, y presumió de Concha de Plata a la mejor actriz para Nora Navas. Va camino de reestrenarse por tercera vez en nuestros cines.
-"También la lluvia" peleó hasta el final por estar en la próxima edición de los Oscar. Estuvo entre las nueve últimas candidatas a Mejor Película Extranjera, aunque al final no pudo ser...

Esperanza hay. Buenas historias también. Ahora falta el público, el motor del cine. Tal vez haya que cambiar esa idea de que el “cine español”, como etiqueta, es un género en sí mismo. El cine español, como el de cualquier país, se compone de comedia, drama, terror, thriller, musicales..., de buenas películas, de malas... Vamos, como todo. Pero no se puede juzgar una película sólo porque sea española. Y este suele ser un prejuicio difícil de combatir cuando el espectador se planta delante de la taquilla a escoger qué va a ver.

Aquí quizá la industria tenga que pensar más en el espectador, en lo que realmente le interesa ver cuando va al cine. No puede haber una ruptura entre los que hacen películas y los que ven películas, todos se necesitan. Y no hay que olvidar que el cine es arte, pero también negocio, y casi a partes iguales. Sin nadie al otro lado de la pantalla que pague por ver una historia, el cine no podría existir.

Tenemos que escribir para que el público se interese y tenemos que escribir buenas historias, las dos cosas a la vez. Parece fácil, pero ahí es nada... No sabía todo esto cuando dije “mama, quiero hacer cine”. Lo único que sabía es que quería llevar las historias desde mi cabeza hasta una pantalla de cine o de televisión; y lo sigo sabiendo. Esos sueños, esa ilusión de la que hablaba Villaronga, es la materia prima del cine, lo más necesario para hacer películas. Y por suerte, el Teatro Real rebosaba y contagiaba este domingo esos sueños, esa esperanza.

Leyle dijo...

Que gran entrada Leire, yo estoy contigo!!! Y también muy buen comentario el de David...
A mi personalmente no es que me guste demasiado el cine, pero creo que el cine español no es malo, hay muchísimas películas buenas. Creo que el error es el público que no sabe apreciarlo y se deja llevar por las grandes superproducciones...
Ahh Yo también creo que el festival de cine de San Sebastián es un gran escaparate a nivel mundial,jeje Cada año los donostiarras nos esforzamos por traer a grandes estrellas.