lunes, 24 de octubre de 2011

No habrá paz para los malvados

Santos Trinidad, protagonista No habrá paz para los malvados, es un policía de pasado turbio y presente acabado que se ve envuelto enuna compleja trama después de un triple asesinato. La película, dirigida por Enrique Urbizu, desarrolla la acción, siempre a buen ritmo, a través de las averiguaciones de Santos, de la policía que cubre el caso y de la juez encargada del mismo. Resulta difícil explicar detalles de este filme sin acabar destripando datos fundamentales, así que haré dos breves apuntes por los que merece ir a ver esta película. En primer lugar, por el fantástico personaje de Santos, con una interpretación magistral de José Coronado. La caracterización es soberbia. Más allá del aspecto físico cuidado al detalle (barba de varios días, greñas...), son interesantes sus movimientos, sus expresiones, su gusto por el alcohol, por los locales sórdidos..., y esa mentalidad policial, estratégica, observadora, que le acompaña en todo momento. En segundo lugar, la ambientación recreada a la perfección: esos bares españoles clásicos, con su máquina tragaperras, el fútbol en la televisión, el suelo pringoso, los carajillos e incluso cubatas a media tarde (sobre todo si tienen clientes como Santos Trinidad)... También el retrato de esos ambientes sórdidos de la noche, de clubes de alterne, de calles y polígonos oscuros... Y, por último, el mensaje final que deja la película.

No hay comentarios: