lunes, 29 de octubre de 2012

El silencio como salvoconducto

La novela Todo es silencio, de Manuel Rivas (A Coruña, 1957), está ambientada en un pueblo ficticio de Galicia llamado Brétema. Es una localidad costera, de playas y acantilados, en el que el mar, como vida y como muerte, siempre está, pero en el que reina el silencio. Y ese silencio viene impuesto por el miedo, por ser el único medio para sobrevivir, porque Brétema está dominada por un poder que controla cualquier rincón. Primero el contrabando, después el narcotráfico. Pero siempre la figura de Mariscal, el dueño de todo. Y como este lugar, hay otros muchos en el mundo en el que el silencio es el salvoconducto de vida, en los que un poder oscuro oprime con telas de miedo y violencia. 

Pero en esta obra también se habla de amistad, de amor, de lealtad y de valentía, de vaivenes de la vida y del tiempo, de esos hilos que te cosen de alguna forma a una realidad, de historias de la gente del pueblo retratadas con esas metáforas tan palpables que crea Rivas en su literatura. Hay un escenario maravilloso en esta novela, la Escuela de los Indianos, con un mapamundi a ras de suelo que permite viajar de un punto a otro del Globo en apenas segundos.

Mientras la leía, imaginaba un Mariscal, tal como se describe, trajeado de blanco y con el sombrero panamá siempre encima, y también un Brinco, una Leda y un Fins. A veces, al adaptar una obra literaria al lenguaje del cine, estos personajes que habíamos dibujado en nuestra mente, nos decepcionan. Pero después de ver el trailer de Todo es silencio, dirigida por José Luis Cuerda, veo que han encontrado al Mariscal perfecto, el gran Juan Diego. No se me ocurre un actor mejor para ese papel. Y se completa el elenco protagonista con Miguel Ángel Silvestre, Celia Freijeiro y Quim Gutiérrez. Expectativas muy altas :) Próximamente en los cines. 



Y en Equipaje sin deshacer, muy pronto, hablaremos de las novelas La luz en casa de los demás, de Chiara Gamberale, y Las voces bajas, también de Rivas.

1 comentario:

Sergio dijo...

¡Qué bueno, ahora con avances de próximas entregas! Estaremos atentos.