jueves, 21 de marzo de 2013

A Idea, en el Día Mundial de la Poesía

Hace unos meses descubrí, casi por casualidad, la poesía de la uruguaya Idea Vilariño (Montevideo, 1920 – 2009). El primer poema suyo que leí fue Ya no, escrito en 1958. Me cautivó por su fuerza, por la intensidad que se desparrama en sus versos. Habla sobre el fin de una historia de amor, sobre la pérdida, sobre lo irreversible, sobre ese no futuro junto a la persona que se ama. Su final es brutal. Y esa profundidad tan visual, tan desgarradora, circunda toda su obra. Idea, además, tuvo una relación amorosa con el también escritor uruguayo Juan Carlos Onneti, a quien dedica Poemas de amor.

Hoy, Día Mundial de la Poesía, quiero dedicar estas letras humildes a esta poeta que supo desnudar en palabras el amor, el dolor, el sexo, la vida y la muerte, que se entrelazan en una misma habitación de existencia. Esos poemas a los que volver, cuyas imágenes no se agotan y en los que incluso pueden encontrarse respuestas. Gracias, Idea, por este valioso regalo que nos dejaste.

Elegir uno de sus poemas es muy difícil, así que transcribo el mencionado Ya no, con el que la conocí. Podéis encontrar su Poesía completa editada por el sello Lumen. Muy buena edición. Feliz Día de la Poesía.


Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.
Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú. Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.
No volveré a tocarte.
No te veré morir.

2 comentarios:

B dijo...

Este poema es uno de mis preferidos suyos también. El verso final, para mí, es la capitulación de lo que sea que se supone que sea el amor.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

No conocía a esta autora, pero el poema que nos has puesto me ha llegado, qué maravilla, qué fuerza, qué triste, me ha encantado. Muchos besos.